Noticias

Comparte por Favor

El pasado 1 de mayo, el abogado Ricardo González fue detenido por la Policía de Investigaciones (PDI) por ser el principal sospechoso en la muerte de Natalia Véliz López en 2018, cuando -según el Ministerio Público- la envenenó con metanol para cobrar un millonario seguro de vida, que un año antes había contratado con la víctima. La aseguradora involucrada interpuso una denuncia, luego de establecer que en 2004, González había cobrado otro seguro correspondiente a María Eliana Cádiz Hernández, de 45 años, quien fue encontrada en un basural en Valparaíso con un impacto de bala. Según la carpeta investigativa de este crimen, el jurista figuró como sospechoso, pero nunca se pudo acreditar fehacientemente su participación en el asesinato. En este caso, existe un testigo clave, que hasta ahora es el único sobreviviente de González. Se trata de Luis Olivares, quien en 2012 interpuso una denuncia por homicidio frustrado en contra del abogado, sin embargo después fue retirada por amenazas en contra de él y su familia. “Me dice que se quiere juntar conmigo (…) Me dijo ‘tengo vinito’ y ya terminado el primer vaso, me ofrece otro. Sólo alcancé tomar el primer sorbo y me desplomo, caigo al suelo. Al otro día me encontré en un hoyo, en una profundidad más o menos de dos metros”, relató en exclusiva para CHV Noticias.